Info sobre drogas para universitarios

¿Qué repercusiones legales tiene?

El Código Penal español considera delito la posesión, la producción y el tráfico de drogas para promocionar o fomentar su consumo ilegal. Para personas mayores de edad, la pena oscila –en el caso del cannabis y sus derivados– entre 1 y 3 años de cárcel y el pago de una multa equivalente al doble del precio de la cantidad de droga incautada.

El consumo, la posesión y el cultivo de cannabis y sus derivados para consumo propio no está castigado por el Código Penal pero sí por el Derecho administrativo, según la Ley Orgánica 1/1992 de Protección de la Seguridad Ciudadana. Por lo tanto, el consumo, la posesión y el cultivo de cannabis y sus derivados se considera una infracción grave, y recibe una sanción administrativa que consiste en una multa de un mínimo de 300,52€ y un máximo de 30.050,61€. La multa puede ser suspendida si la persona acredita realizar con éxito un tratamiento de deshabituación.

Las personas que fuman porros –por su condición de droga ilegal– tendrán que valorar no sólo los riesgos psíquicos y físicos, sino también las consecuencias legales derivadas.
Fumar en una plaza o en un parque público no sólo puede comportar una multa considerable, sino hacer pública una elección individual. Esto puede causar una impresión negativa a personas que no entienden su uso o dar mal ejemplo a niñas o niños.