Info sobre drogas para universitarios

Cannabis

Descripción La cannabis sativa es una planta de la cual se obtienen diferentes preparaciones que contienen como principio activo el THC (tetrahidrocannabinol). Las preparaciones más habituales son el hachís y la marihuana.
Aspecto El hachís –en argot chocolate, costo, full, etc.–, que es una resina de color marrón obtenida del prensado de la planta.
Los cogollos secos de la planta –la llamada marihuana, maría, hierba, etc.- en ocasiones con algunas hojas y tallos.
Administración La forma más frecuente de consumo es fumada –porros o canutos- , mezclado con tabaco (habitualmente hachís) o solo (marihuana). También puede fumarse en pipa –de aspiración directa o de agua–, con o sin tabaco, y con vaporizadores. El consumo oral es menos frecuente.
Efectos sobre el SNC Depresor, con capacidad para provocar ciertas alteraciones de la percepción. Incremento en la actividad motora en un primer momento, que en una segunda fase se convierte en inercia e incoordinación motora (ataxia), disartria, temblores, debilidad, y espasmos musculares.
Efectos sobre la conducta y el organismo Los efectos subjetivos dependen del estado de ánimo, el contexto y las expectativas. Generalmente, provoca sensación de bienestar, desinhibición, locuacidad, hilaridad, etc. Aumenta la frecuencia cardíaca, disminuye la presión arterial, provoca sequedad de boca, aumento del hambre, sudores, enrojecimiento de los ojos, caída de los párpados y alteraciones de la coordinación motriz.
Dosis elevadas: ansiedad, disforia, síntomas paranoides y pánico, que desaparecen normalmente a las pocas horas.
Intoxicación aguda: se puede presentar un episodio psicótico que se caracteriza por ideas delirantes, alucinaciones, confusión, amnesia, ansiedad y agitación.
Tolerancia y dependencia Genera tolerancia y puede dar lugar a dependencia.
Otros riesgos El consumo de cannabis altera, de forma inmediata, la percepción de la velocidad y la precisión. Ambas capacidades son imprescindibles para la conducción. Además, a estas alteraciones se les añade la lentitud motriz y mental que provoca su uso. Afecta negativamente la memoria y el aprendizaje y puede dar lugar a problemas de rendimiento escolar. Aumenta el riesgo de desencadenar problemas mentales graves, incluida la esquizofrenia. Este riesgo aumenta con el consumo prolongado e intensivo y en caso de antecedentes familiares y predisposición individual.
Puede aumentar el riesgo de cáncer y de enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Mezclado con alcohol puede provocar mareos y desmayos por bajada de presión.
El Código Penal español considera delito la posesión, la producción y el tráfico de drogas para promocionar o fomentar su consumo ilegal. Para personas mayores de edad, la pena oscila –en el caso del cannabis y sus derivados– entre 1 y 3 años de cárcel y el pago de una multa equivalente al doble del precio de la cantidad de droga incautada.El consumo, la posesión y el cultivo de cannabis y sus derivados para consumo propio no está castigado por el Código Penal pero sí por el Derecho administrativo, según la Ley Orgánica 1/1992 de Protección de la Seguridad Ciudadana. Por lo tanto, el consumo, la posesión y el cultivo de cannabis y sus derivados se considera una infracción grave, y recibe una sanción administrativa que consiste en una multa de un mínimo de 300,52€ y un máximo de 30.050,61€.