¿Qué factores influyen en su absorción?

alcoholLa absorción del alcohol se ve modificada por la presencia de alimentos en el estómago, ya que su digestión retrasa el paso del alcohol al intestino delgado. De esta manera, sus efectos aparecerán más lentamente y no se alcanzarán niveles tan elevados de alcohol en sangre como si se bebiese en ayunas. No obstante, también pueden tardar más en desaparecer.

El alcohol se distribuye a través del agua del organismo de manera relativamente homogénea. Cuanto mayor sea el contenido de líquido del organismo, menor será la tasa de alcoholemia resultante ante una misma ingesta. De ahí que las personas de más peso tengan una tasa de alcoholemia menor, tras consumir la misma cantidad, que otra persona de menos peso.

Los hombres suelen tener una mayor proporción de agua y menor de grasas en la masa corporal que las mujeres. Esto –junto con otros factores– determina que a igual peso y cantidad de alcohol, la mujer alcance una tasa de alcoholemia superior.

La mayor parte del alcohol ingerido (el 95 %) es eliminado del organismo tras ser procesado por el hígado. Las personas sanas metabolizan el alcohol a una velocidad relativamente constante. Por este motivo, una vez que los efectos del alcohol han aparecido, no hay prácticamente nada que pueda acelerar su eliminación. Ni el café, ni ducharse, ni vomitar, ayudan a que se reduzca la tasa de alcoholemia del organismo.

El consumo continuado de bebidas alcohólicas en cantidades elevadas –que es un uso de riesgo– favorece una cierta adaptación del organismo a sus efectos tóxicos y el desarrollo de una tolerancia. La capacidad de aguantar dosis altas de alcohol no indica mayor fortaleza física; es el reflejo de una forma más perjudicial de beber.

Aunque una persona que bebe alcohol en cantidades considerables crea que el alcohol no le afecta demasiado –al no percibir sus efectos en su organismo–, sus órganos vitales (estómago, hígado, cerebro y otros) pueden resultar perjudicados.

Ser un “buen bebedor” o una “buena bebedora”, no significa aguantar mucha cantidad.
Bebe mejor quien sólo lo hace en determinadas ocasiones y en poca cantidad; como su cuerpo no está acostumbrado, con poco tiene suficiente. Así disfruta más, gasta menos dinero y le provoca menos efectos indeseables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies