¿Cuáles son los efectos y riesgos de las setas?

Sus efectos más significativos son psicológicos y dependen, en gran medida, de la cantidad ingerida. Según la dosis administrada, pueden variar desde pequeñas distorsiones en las percepciones, a alucinaciones y desconexión de la realidad.

Como las demás drogas alucinógenas, estos efectos tienen una estrecha relación con las expectativas de la persona consumidora y el contexto en el que se encuentra. Aquello que espera de la experiencia, el lugar y el momento donde se produce, las personas que le rodean y su situación personal, determinarán en gran medida el tipo de experiencia –gratificante o, por el contrario, desagradable.

Las setas alucinógenas también pueden ocasionar alteraciones psiquiátricas graves, como cuadros de ansiedad y psicosis. Por lo general, es raro que estas sensaciones se prolonguen más allá de la duración sus efectos. Sin embargo, a personas con predisposición a sufrir algún tipo de trastorno psicológico o psiquiátrico, su consumo les puede desencadenar un trastorno temporal que remitirá con el tiempo (trastorno de ansiedad) o que será crónico (esquizofrenia). De ahí que esté especialmente contraindicada en personas con estos problemas.

Esta distorsión de la realidad –en algunas personas con predisposición y/o cuando el consumo ha sido de mucha cantidad–, puede cronificarse. Una expresión tradicional catalana (“Estar tocat del bolet” cuya traducción sería “Estar tocado por la seta”) mostraría justamente estos efectos irreversibles.

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies