En este artículo vamos a analizar algunos de los mitos y leyendas que existen alrededor de las drogas. En nuestro anterior artículo si que hablamos de algunas consecuencias de las drogas.

Consecuencias sociales del consumo de drogas

 

Se empieza por los porros y se acaba… con la heroína como mínimo.

El llamado mito de la escalera podría tener su génesis durante la epidemia de adicción a la heroína que hubo en España durante los años 80 y 90. En un intento de proteger a los más jóvenes de los peligros del consumo de drogas aparecían diversas leyendas que corrían de boca en boca. Desde el corte del hachís (aceite de coche, heces de bebés, plástico…), pasando por ese misterioso hombre que repartía LSD en las puertas de los colegios a este mismo mito.

Que muchos consumidores de otras drogas sean consumidores también de hachís no es motivo suficiente para establecer una relación causa-efecto. Intentar hacerlo es proferir un grave insulto a la inteligencia y es totalmente injustificable.

Existen ciertas ideas respecto a los motivos que pueden llevar a un consumidor de hachís a consumir otras drogas que en absoluto tienen nada que ver con la farmacología propia del THC o del CBD.

Una de ellas es que el hecho de que el cannabis sea una sustancia ilegal ya sitúa a la sustancia en un mercado ilícito. Esto quiere decir que aquellas personas que lo adquieren tienen más posibilidades de encontrar ofertas de otras sustancias también ilícitas. Podría ser que la persona que suministra hachís también venda cocaína y puede ofrecer ambas a sus clientes. Por supuesto, una persona que va a comprar hachís no tiene porque aceptar comprar cocaína solo por que se la ofrezcan.

Foto de JoshMB

Foto de JoshMB

Este fue uno de los motivos que impulsó al gobierno holandés a regular el consumo y distribución de cannabis: si el comercio de productos derivados del cannabis estaba regulado se dificultaría el acceso a otras drogas a la población que ya era consumidora de cannabis. Así el usuario que quisiera adquirir cannabis lo haría en un establecimiento autorizado donde solo dispensan cannabis.

Otra idea que podría apoyar esa supuesta teoría de la escalada es el hecho de categorizar las sustancias según su situación legal. Esta manera de entender las drogas podría impulsar un razonamiento similar a este: las drogas ilegales matan pero pruebo los porros tengo una buena experiencia y no me pasa nada, por lo tanto, las drogas ilegales pueden no matar. Me ofrecen MDMA, otra droga ilegal, que puede no matar, la pruebo, tengo una buena experiencia y no pasa nada, me ofrecen speed… etc.

Te echan droga en la bebida para violarte y…

Antes de abordar este mito (lo llamamos mito por la mínima frecuencia con la sucede) habría que aclarar dos conceptos que tienen que ver con el mismo:

Por un lado existe la vulnerabilidad química, que tiene que ver con la reducción de las capacidades de razonamiento producidas por cualquier droga (alcohol principalmente) y que algunas personas pueden aprovechar para abusar sexualmente de la persona que está bajo sus efectos.

Por otro lado está la sumisión química que se da cuando se ofrecen drogas (principalmente alcohol), o de manera escondida se administran drogas a la victima con la intención de abusar posteriormente de ella.

Debido a que todavía reina en nuestra cultura la idea del hombre que invita a la mujer, puede ser difícil saber si este ofrecimiento tiene que ver con una intención de abuso o simplemente de ligar o ser amable. Muchos abusos sexuales son producto del exceso de alcohol y otras drogas, ya sea por que la persona se ha pasado voluntariamente o porque ha habido situaciones de “presión” que han forzado a beber o tomar más de lo debido.

Lo excepcional, como puede ser el uso de la escopolamina (burundanga), suele ser magnificado por los medios de comunicación y generan un estado de opinión pública distinto de la realidad.

Aquí encontrarás más información: Observatorio Noctambul@s

Consecuencias físicas del consumo de drogas

 

 La droga caníbal

Este puede ser uno de los ejemplos más claros de mala praxis periodística. Parecía todo demasiado perfecto, los zombies están de moda, las drogas más duras están muy presentes a través de series como Breaking Bad y llega eso, la droga caníbal, una droga que hace enloquecer y transforma a las personas en zombies hambrientos de humanos. De ahí para adelante, el que sea capaz de imprimir más morbo a la noticia, el que desinforme más se lleva la audiencia.

consecuenciasimaginarteLa historia real de la persona que se comió el 75% del rostro de otra no incluye drogas, pero sí una enfermedad mental. En los análisis toxicológicos tan solo encontraron un poco de THC, ni rastro de la MDPV, la sustancia a la que ser refieren como droga caníbal, pero de eso los medios no informaron. No dejes que la realidad arruine una buena noticia, reza el mantra periodístico.

Actualmente están apareciendo drogas inusuales, drogas que todavía no están en las listas de sustancias prohibidas y que aparecen como sustitutas de las “tradicionales”. La MDPV, es una sustancia estimulante similar a la anfetamina pero que se podía adquirir por Internet bajo la denominación de sales de baño, abono para plantas, incienso, o cualquier denominación que permitiera eludir controles sanitarios. No hay que profundizar mucho para encontrar portales que ofrecen alternativas legales ( de momento) a las drogas más conocidas. Muchas de estas sustancias han tenido poca o ninguna investigación sobre humanos por lo que sus efectos se desconocen en gran medida. Una persona puede adquirir un estimulante similar a la anfetamina, recibir algo que no es lo que pidió por falta de controles de calidad y estar dosificando de más con los problemas que ello puede acarrear: insomnio, agitación, ideas paranoides, etc.

Recordemos que los efectos de la sustancia son modulados inevitablemente por las variables del entorno y personales que pueden afectar al resultado final. Las expectativas aquí son muy importantes, si consumes algo que crees que te convertirá en caníbal puede que actúes como tal.

Más información: 1 y 2

 

El cannabis solo se puede fumar

La asociación cannabis y porro es muy fuerte, y es normal que se haga, ya que es la manera más habitual de consumir la sustancia entre la población. Relacionado con ello existe la falsa creencia de que “los porros son más sanos que el tabaco”. Un posible origen de este mito es la mala interpretación (o interpretación interesada) de la cantidad de información que existe actualmente sobre los beneficios del cannabis para tratar ciertas enfermedades. Quedarse solo con lo que interesa es una mala opción que puede tener consecuencias para salud.

Normalmente los porros de marihuana se lían mezclados con tabaco, por lo que el fumador se lleva los efectos nocivos del tabaco y de la combustión de la marihuana, así que en realidad está consumiendo dos sustancias cada cual con sus efectos buscados y efectos secundarios y se va desarrollando, si no está desarrollada ya la adicción a la nicotina.

Además de fumarlo el cannabis se puede consumir de otras formas:

Vaporizado

El proceso es similar a fumar pero sin combustión. Cada cannabinoide tiene una temperatura en la cual se desprende del cogollo y se vaporiza mediante aparatos eléctricos u otros utensilios creados para lograr esa temperatura. La ventaja que tiene es que no hay que quemar el cogollo por lo que las personas que vaporizan se ahorran el dióxido de carbono y otros subproductos de la combustión.

Cocinado

CannabutterUna simple búsqueda en Internet sobre recetas con cannabis dará un buen número de resultados. De la misma manera que si se vaporiza, este método de consumo elimina la combustión e inhalación de subproductos como el dióxido de carbono y alquitrán. Pero a diferencia de la vía fumada /vaporizada, los efectos tardan mucho más en notarse y son más duraderos. La impaciencia por “colocarse” puede llevar a consumir más de la cuenta y caer en una sobredosis que transforme la experiencia en un grave mal viaje.

Bebido en zumo

Los cannabinoides siempre se encuentran en forma ácida en la planta. Mientras están en esa forma no son psicoactivos pero tienen otras propiedades: el CBD en forma ácida parece ser un agente microbiano y antiinflamatorio mientras que el THC ácido afecta al sistema inmune humano.

Exprimir los cogollos de la marihuana para hacer zumo generará un producto con distintas propiedades pero que no “colocará”. Este tipo de preparación puede ser muy útil para pacientes que utilizan la planta para tratar alguna enfermedad.

Para cambiar de la forma ácida a la forma neutra, es decir, la que tiene los efectos psicoactivos, hace falta calentarla para llevar a la molécula a un proceso de descarboxilación. Esto se hace a fumandola o cocinándola.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies